Nos hemos levantado pronto. El Hostel donde nos alojamos tiene una ubicación inmejorable pero estar a las puertas del Barrio Humedo conlleva el problema de que se convierte en lugar de paso para la gente que regresa a casa después de una noche de fiesta formando bastante escándalo. Es un lugar recomendable siempre y cuando no duermas en fin de semana.

Aún no hay luz natural cuando decidimos salir.

Hemos creado los tracks del gps uniendo tramos de sendas, vias verdes , rutas de peregrinación, caminos vecinales, etc. El eje principal sobre el que nos hemos basado es el Camino de Covadonga. Es un proyecto personal que nos hace sentir muy ilusionados . Sentimos una especie de liberación viajera muy gratificante.

El recorrido de hoy será todo por asfalto. Atravesaremos varias comarcas.  Tierras de León ,Omaña, Luna y Bavia

Salimos de León por la carretera C623 dirección a Lorenzana donde pasará a llamarse CL623.

Llevamos una ligera tendencia a subir. Como es domingo, el tráfico es escaso y podemos pedalear bastante tranquilos.

Encontramos una iglesia a la izquierda de la carretera con un área de recreo, asi es que decidimos parar a hacer un descanso. Es el Santuario de Nuestra Señora de Camposagrado.

El paisaje empieza a cambiar y dejamos atrás el páramo seco. Nos dirigimos hacia Otero de Dueñas y La Magdalena.

Tras la Magdalena nos adentramos en la Comarca de Luna, ya en las montañas. Toda ella pertenece al Espacio Natural Valle de San Emiliano.

Durante muchos km pedaleamos junto al Río Luna que al juntarse con el Rio Omaña pasa a ser el  Río Órbigo.

Empezamos a ver nubarrones y la carretera se empina.

Cuando llegamos al acceso del pueblo Barrios de Luna y al pantano del mismo nombre nos encontramos con que un coche de la Guardia Civil rural corta la carretera. Hay fiestas populares y dada la afluencia de vecinos que esperan han regulado el tráfico pero a nosotros nos dejan pasar. 

Por un despiste bajamos al pueblo en lugar de continuar por la carretera que llevábamos. La subida de después tenía su gracia.

Bajamos varios km por la CL626 bordeando el pantano con el correspondiente alivio para las piernas, que llevan el 80% del día subiendo y poco después empezamos a llanear

Los nubarrones cada vez son más negros y el viento anuncia que un aguacero se acerca, pero lo que no nos imaginábamos es que lo hiciera tan deprisa.

A unos dos km de Sena de Luna empieza el diluvio, tenemos buscar deprisa un refugio porque es peligroso ir en bici. Entramos en Sena y nos guarecemos en la parada de autobuses. Caen granizos.

Mientras que esperamos a que los cielos se calmen aprovechamos para comer.

Reproducir vídeo

Las nubes no nos dan mucha confianza pero como nos quedan pocos km decidimos arriesgarnos. Nada más retomar el camino comienza a llover de nuevo y tenemos que parar en una gasolinera.

Dejamos la comarca de Luna y entramos en la comarca de Bavia.

Ya sabemos lo que es estar en Bavia y de verdad  …

(Abrimos paréntesis cultural)

Si os preguntais si el famoso dicho “estar en Bavia” tiene algo que ver con estas tierras podemos deciros que hay varias versiones al respecto pero que ni historiadores ni lingüistas les dan veracidad.  Os contamos dos de ellas

La más popular dice que a los reyes de León les gustaba pasar largas temporadas en la comarca para huir del trasiego y el stress palaciego.  Era su lugar de descanso y por ello daban orden de no ser molestados durante su estancia. Mientras, en la corte se sucedian las intrigas bajo el amparo de la ausencia del monarca y el desconocimiento por parte de éste de todo lo que maquinaba a sus espaldas.  Se dice que usaban el dicho “El Rey está en Bavia” dando a entender que no se enteraba de nada y que tenían vía libre para sus corruptelas y tejemanejes.

Otra teoría de origen mucho más humilde viene de los pastores transhumantes que bajaban a nuestra tierra, Extremadura.  Sería la expresión que viene a resumir su estado de ánimo lejos de la familia. Ensimismamento, nostalgia al recordar todo lo que echan de menos. Físicamente estaban en el sur pero sus mentes y sus corazones estaban en Bavia.

Según la RAE ,el significado de estar  en Bavia es “estar distraído y como ajeno a aquello de que se trata”.

(cerramos paréntesis cultural)

Nos desviamos por la ctra LE 481 y pocos km después llegamos empados a nuestro destino de hoy, San Emiliano.

 

 

Nos alojamos en el Hotel restaurante  http://www.vallesanemiliano.es/

Totalmente recomendable. Trato excelente, muy limpio y la comida excelente. Las bicis quedan perfectamente guardadas.

Una vez duchados salimos a dar un paseo. Se ha quedado una tarde preciosa. Ahora ya no escuchamos truenos, sino el agua del río de la Majúa

Reproducir vídeo

Sin poner caso a ninguna teoría hemos comprobado que “estar en Bavia” es estar en un oasis de paz y tranquilidad donde la vida fluye a su propio ritmo, donde las gentes son amables y sencillas. Es un lugar para apagar el móvil y perderse.