Villaviciosa – Llames de Parrés

Hoy también hemos madrugado a pesar de tener una etapa corta. Volvemos al punto de partida, Llames de Parrés.

Como Villaviciosa es pueblo peregrino, mientras que buscamos un bar para desayunar nos encontramos a varios caminantes con sus mochilas a cuestas.

Hoy pedalearemos por los concejos de Villaviciosa, Piloña y Parres.

Villviciosa. LLames

Villaviciosa LLZMDX

Salimos por la carretera  AS-225 .

En Amandi a poco más de un  km, el Camino de Covadonga se separa del Camino del Norte. Dada de la escasez de peregrinaje hacia la Santina, no volveremos a encontrarnos con nadie más. La bifurcación está en la capilla de San Juan .

SAM_0122

El camino no es el que se ve detrás sino otro pedregoso  que está a la izquierda.

IMG_20150624_081448

Acceso a la finca privada ” La Vega”

Desde el inicio nos adentramos en plena naturaleza compartiendo itinerario con la ruta de los Molinos del Profundu durante unos cientos de metros.

Ni siquiera se nos han calentado los músculos y ya sabemos que tenemos que empujar, pero es curioso como la memoria graba los recuerdos porque todo el tramo de la ribera del arroyo de Puente Coro se nos hace mucho más corto, lo mismo que la subida a Coro que además se nos hace menos empinada (este año está más limpia de matojos). Mucho tiene que ver la forma física

SAM_0054
SAM_0057
SAM_0125

Este lugar  se llama Malpasu y es una zona donde el agua entra libre al camino.

SAM_0058

La ladera del monte Sama se sube por un sendero flanqueado de árboles y con multitud de raices que dificultan el ascenso. Este empinado tramo termina en un camino más amable y ciclable.

IMG_20150624_085819

Paramos a descansar cinco minutos y hacemos esta foto en el mismo lugar del año pasado

IMG_20150624_084733

Ahora vamos por un falso llano y podemos pedalear agusto. El camino nos saca a una pista cementada con fuerte pendiente. La foto es del final. Justo donde se ve la valla electrificada hay un cartel que te desvía a la izquierda.

SAM_0060

Giramos y vuelta a empujar por una especie de tunel verde lleno de zarzas, ortigas, bastante resbaladizo y con una pendiente considerable al final, eso si, la temperatura baja con la humedad.

Nos lleva directamente a Cuetobaxo y a la carretera  AS-332 que sube a Breceña y a Sietes (El famoso pueblo de Windows).

SAM_0063
SAM_0064
IMG_20150624_092658
IMG_20150624_093151
SAM_0128

Buscamos algún bar que esté abierto, pero por las mañanas en temporada baja y dia laboral es complicado.  Lo encontramos en  Anayo, el pueblo más alto de la ruta. Como la experiencia es un grado y no sabíamos si estaría cerrado,  antes de llegar decidimos parar en ésta ya conocida fuente para nosotros porque será la segunda vez que  nos refresquemos en ella.

IMG_20150624_102441

En Anayo cogeremos la AS 258 y a poco más de medio km nos apeamos del asfalto y entramos en una de las zonas que más nos impactó el año pasado. Algunas bajadas están cementadas pero otras tienen mucha piedra y gravilla suelta. Realmente dan miedo porque las bicicletas se ponen locas.  La precaución hace que guardemos las cámaras y no hagamos fotos hasta llegar a un rincón del camino que el año pasado nos emocionó de una manera sorpresiva.

Durante unos minutos nos relajamos y disfrutamos del paisaje. Quizás no volvamos nunca más a este lugar y por eso queremos retenerlo en la memoria . Es una panorámica del valle del Piloña, los Picos y el Sueve.

No hay fotografia ni video que le haga justicia porque no se aprecia bien la altura de las montañas que tenemos enfrente. Es un momento para disfrutar.

IMG_20150624_105445

Salimos del camino a la carretera AS258 que nos lleva  a Borines, un trayecto que disfrutamos muchísimo porque se convierte en un paseo lleno de canciones y risas donde la sombra nos protege.

Poco después salimos a la AS 259  para llegar a Miyares. Aquí tenemos recuerdos un poco encontrados porque en 2014 paramos en el Bar Pili y mientras nos tomábamos unas cervecitas con su correspondiente ración de queso manchego (no había otro) entablamos una agradable conversación con la señora Pilar y un vecino del pueblo. Nos dijeron que no siguiéramos el trazado original del Camín porque era muy trabajoso, muy cuesta arriba y complicado. Tan mal nos lo pintaron que decidimos hacerles caso y bajar hasta la N634 para pedalear comodamente bajando o llaneando hasta nuestro destino de aquel día, Cangas de Onís.

Lo cierto es que nunca una decisión ha pesado tanto en nuestras cabezas (y por eso volvemos unos meses después) porque influenciados por sus palabras nos pusimos límites donde quizás no existieran y dudamos de nuestras capacidades. No hay cosa peor que dar por imposible lo que ni siquiera se ha intentado.

Pretendíamos parar a saludar porque Pilar forma parte de nuestros recuerdos y por lo bien que nos trató pero estaba cerrado.

En este horreo está el desvío que buscamos dirección a La Goleta por un camino vecinal asfaltado que desemboca en la PI-11.

IMG_20150624_112732

  El trayecto es un continuo sube y baja salpicado de pequeñas aldeas. Ni rastro de las complicaciones que nos habían contado.

Ahora nos damos cuenta del gran error que cometimos porque nos perdimos unos paisajes preciosos, una paz y una tranquilidad que la ctra nacional se llevó.

Aquí todo fluye más lento. Nos alegramos de haber vuelto para buscar los tramos perdidos de un Camín a Cuadonga que casi podemos decir que también es nuestro Camín. Empieza a cerrarse el círculo abierto.

La  PI -11 nos lleva hasta La Goleta,La Trapa, La Estrada, La Ferrera.

IMG_20150624_115852
IMG_20150624_115857
IMG_20150624_115902

Tras La Ferrera cruzamos el río Cua. Pasamos al lado del circuito de cars de Soto de Dueñas

Atravesamos la N634 por este paso (foto de street wiew) que nos aleja del tráfico para llegar a Casas del Puente y a cruzar el Río Piloña.

paso bajo n694

Tras cruzar el río nos toca cruzar las vías del tren a las bravas, sin paso a nivel ni control (hicimos fotos pero se han escondido porque no las encontramos).

Tenemos que pedalear por una vereda estrecha y de hierba seca bastante garrapatosa que unos pocos metros después va a parar a lo que hemos aprendido que es una caleya (camino vecinal en mal estado) con piedra caliza suelta y cuesta arriba hasta Villar de Huergo . Tenemos que empujar, pero al menos está desbrozado.

SAM_0068
SAM_0070

Una vez pasada la caleya salimos a un camino muy rodador y agradecido para pedalear.

SAM_0072

Ahora estamos en un tramo coincidente con el Camino de la Reina, pedaleamos paralelos al Río Piloña y a las vias del tren.

Cuando llegamos al puente por el que habíamos subido a Llames de Parrés con el coche, decidimos ir por la carretera dado que la subida por el camino carece de sombra como comprobamos el primer día y el sol picaba bastante a las doce de la mañana.

La subida se hace cómoda, máxime cuando se tienen árboles que te alivian el sofoco del calor.

Llegamos pronto y nos sentamos a descansar en el porche de la casa rural  La posada de la Venta. Cuando nos disponíamos a llamar para avisar de que estábamos allí, llegó Gaspar y nos ofreció una manguera para limpiar las bicis. Una vez limpias, las dejamos secar en la puerta de la casa sin candar, cosa impensable en nuestra tierra.

Colada, duchas y a comer al restaurante La Roca II.

Por la tarde, paseo turístico y cena en Ribadesella ya que estamos a pocos km y necesitamos ver el mar.

IMG_20150624_194213
IMG_20150624_194355
IMG_20150624_194620
IMG_20150624_220233
IMG_20150624_220257

Nava – Villaviciosa

Hoy es el día en el que enlazamos con el Camino de Covadonga, justo en uno de los tramos que nos indicaron que no deberiamos hacer en bicicleta y eso provoca que las sensaciones sean diferentes al levantarnos.

Tenemos una vivacidad distinta y muchas ganas de divertirnos. Cada  persona tiene sus prioridades y donde otros encuentran un padecimiento prescindible para nosotros forma parte importante de la chispa de los retos.

Además es un trazado que hemos personalizado para visitar la Asturias más rural, la que vive paralela al turismo y se dedica sobre todo a las explotaciones de ganado vacuno y al cultivo de manzanas para la sidra.

Si nos desplazamos por carretera sólo nos separan poco más de 20 km del punto final pero al subir al monte la distancia  multiplica por más del doble . Lo que podría ser un paseo se convierte en un terreno rompepiernas con unas vistas increibles.

La cafeteria del Hotel abre a las cinco y veinte de la mañana, lo que nos permite madrugar para llegar pronto a la inquieta y peregrina Villaviciosa.

IMG_20150623_074624

Hace bastante niebla y fresco pero preferimos esta temperatura para pedalear sobre todo cuando el terreno se ponga cuesta arriba.

Tomamos la AS-250 hasta desviarnos 8 km después por la SR1 o camino de la Carcaba hacia La Vega y El Fresno dirección el Monte Deva, que es la variante del Camino del Norte para los que quieren pasar por Oviedo.

Todo el trayecto está salpicado de pequeñas aldeas. Nos llama la atención que las casas  y todas las naves o recintos donde guardan los aperos de labranza o  cuidado del ganado están abiertos, al alcance de cualquiera que pase y sea de mano distraida.

Tanto en Llames de Parrés como en Nava nos comentaron que allí todavía se hace la vida de antes, donde todos se conocen, confian y ayudan. Una situación que nos produce verdadera nostalgia porque así lo recordamos durante nuestra niñez en el pueblo. Las casas siempre tenían las puertas abiertas y eso proyectaba un chorro de tranquilidad que ventilaba el ambiente y nos hacía mejores vecinos. Ahora eso es algo impensable, hasta en el poblado más escondido.

La primera foto del día la hacemos en la Capilla del Carmen de Paraes.

IMG_20150623_080154

Hace niebla y aunque empañe los paisajes para nosotros es como una energía liberadora que nos aleja de las tierras secas, de los páramos y eriales quemados por el sol ofreciéndonos en cada respiración el alivio que tanto nuestro cuerpo como nuestra mente necesitan.

IMG_20150623_082400
IMG_20150623_082406
IMG_20150623_092744

Tal y como nos pasó ayer, no tenemos que subir grandes montañas pero algunas rampas nos hacen sudar y mucho por su porcentaje. El terreno es un sube y baja continuo. Mientras pedaleamos no somos conscientes del desnivel que comprobamos cuando llegamos arriba. Las aldeas se vuelven pequeñas en pocos metros y nosotros nos convertimos en receptores privilegiados de lo verdaderamente importante,  sutil y básico de la vida.

IMG_20150623_092750
IMG_20150623_092756
IMG_20150623_093850

Pasamos La Vega y varias aldeas después nos encontramos con la subida al Monte Deva. Nos dirigimos a su área recreativa por una pista ancha  muy rodadora.

La niebla sigue acompañándonos. En las zonas más altas se pone más pesada e incluso moja produciendo bastante frío en las cortas bajadas.

IMG_20150623_093857
IMG_20150623_095301
IMG_20150623_104605
IMG_20150623_105113

Bajamos del Monte Deva y enganchamos con el Camino de Covadonga. Una de las zonas prohibidas el año pasado.

IMG_20150623_105941
IMG_20150623_111211
SAM_0046

Es un camino en bajada, pedregoso, empinado y en muy mal estado. También estaba un poco encharcado por algún riachuelo. Es un tramo inciclable.

IMG_20150623_111735

Tenemos que empujar si o si. Cuando salimos llaneamos por una pista vecinal asfaltada.

SAM_0040

Tras el descanso, dejamos el asfalto para entrar en un camino de hierba y volvemos a empujar por el desnivel. No se aprecia en la foto pero si os fijais bien en la posición de Paco, lo vereis mejor.

SAM_0041
SAM_0042

Hemos encontrado una alternativa en wikiloc para evitar una zona muy técnica y problemática que nos conecta directamente con el Camino de Santiago. Se supone que es aconsejable para los que vamos en bici.

Video saliendo de ese tramo lleno de ortigas. La opción es dura, muy cuesta arriba y de nuevo no ciclable.

Salimos a la carretera VV8 ya en el concejo de Villaviciosa, subimos mucho y unos km después nos encontramos a una peregrina que aun estaba recuperándose de la subida que nosotros teníamos que hacer en bajada. Nos  la describe como extrema, dificil y dura pero no nos asusta.

Se nota la afluencia de peregrinos del camino del Norte. Pedaleamos por un tramo coincidente de ambas rutas.

La bajada es compleja, muy técnica y llevar equipaje es un hándicap dificil de manejar, por ello no hicimos apenas fotos.

Aquí tuvimos el único percance del viaje. Paco intentó no bajarse de la bici a pesar de la inciclabilidad y salió despedido  al perder el control en una de las grandes piedras que alfombraban el suelo . Afortunadamente sólo fue un susto, su musculatura absorvió el golpe.

Siempre decimos que no sabemos en que se basan  los trazadores de caminos de peregrinación para traer a la gente a determinados lugares. No nos creemos que sea el trazado original (ya que en el caso de los caminos a Santiago han sido modificados a lo largo de la historia) porque no es muy probable que los antiguos viajeros eligieran estas ratoneras pudiendo escoger otras más benignas.

La zona entre Deva y Villaviciosa es muy peligrosa para los caminantes, tanto por la pendiente que podría desestabilizarlos con el peso de sus mochilas como por el elevado peligro de sufrir caidas, torceduras en los tobillos o esguinces.

Ahora entendemos por qué el año pasado nos aconsejaron evitar esta zona, pero lo cierto es que la hemos bregado con solvencia a pesar del susto.  Nos reafirmamos en nuestra forma de pensar en cuanto a afrontar zonas difíciles porque son salvables con mayor o menor esfuerzo, lo que nunca hay que perder es el respeto a la naturaleza y a sus trampas.

Una vez superado este tramo volvemos al asfalto y llegamos facilmente a Villaviciosa porque la tendencia sigue siendo a bajar.

Nos alojamos en  “El Conventín”, un económico, pequeño, tranquilo y bonito hotel. Muy limpio, todo está como nuevo.  Las bicicletas quedan perfectamente guardadas en su garaje.

http://www.hotelconventinvillaviciosa.com/

Comimos y cenamos en el restaurante Trebede . Muy buena comida y la atención de diez. https://www.facebook.com/pages/Tr%C3%A9bede/972954452766455

DATOS DE LA RUTA

Track Wikiloc http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=10171018

Nava - Villaviciosa
Nava villaviciosa

Villaviciosa – Cangas de Onís

Villaviciosa – Cangas de Onís 48 km

Nos levantamos a la hora de siempre y bastante temprano estamos en la calle con las bicicletas listas. Decidimos desayunar en Amandi, en el trayecto hasta allí (poco más de un km) nos encontramos varios peregrinos siguiendo las flechas amarillas del Camino del Norte.

Atravesaremos los concejos de Villaviciosa, Piloña, Parrés y Cangas de Onís.

Salimos por la carretera AS-267 para poco después incorporarnos a la AS-225.

En la rotonda de acceso a la AS225 vemos un letrero que dice que siguiendo la AS267 tenemos Oviedo a 40 Km y ayer a nosotros nos salieron casi 70 con el rodeo que dimos!!

En la capilla de San Juan de Amandi se separan el Camino del Norte y el Camino de Covadonga.

Fuente de San Juan
Inicio de camino a Covadonga

Un poco más adelante nos encontramos con el camino de tierra. Es el de la izquierda. Las Torres son la entrada a la finca privada La Vega.

Al principio se pedalea justo al lado del muro de la finca.

 

 

En esta parte coinciden los itinerarios del Camin y la ruta de los Molinos del Profundu.

Nada más llegar a la ribera del Arroyo de Puente Coro tenemos que bajarnos de la bici y empujar. Es un tramo inciclable. Dentro de la frondosidad del bosque hace bastante bochorno y nos resulta dificultoso poder avanzar. El sonido del agua del arroyo y los cantos de los pájaros son lo único que interrumpe el silencio.

Son sólo 800 metros pero trabajosos.

Abandonamos la ribera del río para subir empujando ladera arriba por un sendero estrecho, lleno de raices y bastante empinado.

Según habíamos estudiado el recorrido sabíamos que aquí empezaba la subida más dura del día,  otra cosa es tener que hacerla arrastrando las bicis.

La subida termina en un camino que aunque es un falso llano ya nos deja pedalear.

Ese símbolo amarillo que se ve en las fotos, se llama triskel. Con ellos está marcado el Camin a Cuadonga aunque como también ha empezado a considerarse Camino de Santiago suele ir acompañado por la flecha amarilla. También puede ser de color azul.

El triskel es un símbolo sagrado celta que posee grandes capacidades mágicas. Se representa como 3 espirales en movimiento que contienen el poder del tres,  su número sagrado, que es el representante absoluto del universo, de la perfección y el equilibrio de la naturaleza.  Es la manifestación de la energía divina.

Tiene múltiples significados dependiendo de la tradición que provenga pero la conclusión final  es que representa la continua evolución del ser humano, su busqueda de espiritualidad, de transformación y sabiduría. Equilibrio entre mente, cuerpo y espíritu en plena comunión con los elementos naturales y cósmicos.

Salimos del bosque directamente a la pista asfaltada de Coro ; tenemos dos opciones para seguir subiendo a Sietes, ir hacia la Piñera o ir hacia Moratín. Optamos por la segunda opción para evitar una ratonera . Por los dos lados accedemos a la carretera  AS-332.

Queremos parar a hacer un descanso en Sietes pero no encontramos nada abierto por las horas que son y porque ya estamos en temporada baja. Lo que más nos preocupa es que nos hemos quedado sin agua.

Dos km después del pueblo encontramos una fuente.

Seguimos subiendo hasta Anayo, donde se inicia la bajada. Aprovechamos para comer una barrita energética. El Bar también está cerrado. Al estar en el pueblo más alto corre una ligera brisa que nos equilibra la temperatura del cuerpo.

Encontramos distintos tipos de suelo pero sobre todo con muchas piedras sueltas y zonas de gravilla donde es fácil derrapar y caer ladera abajo, en las cementadas hay que tener especial cuidado por la pendiente. Se nos antoja bastante peligrosa por lo que bajamos despacio. El peso del equipaje empuja y el riesgo de caida aumenta a medida que lo hace el desnivel. Ni siquiera se nos pasó por la imaginación hacer fotos.

Una vez pasado este tramo, llegamos a uno de esos lugares que tienen el poder de ralentizar los relojes internos,  de conectarnos con la naturaleza y modificarnos los biorritmos.

Poco después el Camín nos lleva a Borines por la ctra AS258. Un tramo de agradecido relax, con mucha sombra y pedaleo fácil.

Poco después salimos a la AS 259  para llegar a Miyares donde encontramos a un grupo de extranjeros bastante numeroso y alborotado. Empezamos a dudar sobre la idea del albergue de San Juan de Parres.

En Miyares por fin encontramos un Bar abierto, el Bar Pili. Paramos a tomarnos unas cervezas y una ración de queso y allí nos recomiendan no avanzar por el trazado oficial sino lo hacemos por una promesa porque no nos iba a merecer la pena el esfuerzo para llegar a San Juan de Parrés, además nos informan que si pedaleamos por la carretera iremos todo el tiempo bajando hasta Arriondas y Cangas de Onís. Haremos más km pero mucho más agradecidos y fáciles.

Modificamos nuestro itinerario porque no vamos cumpliendo penitencia ni nada por el estilo. Pilar tuvo el detalle de darnos una tarjeta con su número de teléfono por si necesitábamos ayuda en algún momento.

Dejamos atrás Miyares. Seguimos por la AS259 para llegar a la N634

Bajamos sin esfuerzo , la carretera es ancha y el tráfico es asumible.  Vamos tranquilos por el arcen hasta que encontramos una senda  paralela a la carretera habilitada para peregrinos  con las características de un carril bici (encontramos varias señales de prohibido bicicletas) pero como no hay caminantes a los que podamos molestar, vamos por ella hasta Cangas de Onís.

 

En Cangas nos alojamos en el Hotel Sella http://hotelsella.es/. El Hotel tiene una ubicación inmejorable, justo al lado de su famoso puente. Recibimos muy buen trato. Está muy limpio. Las bicis bien guardadas. 

Comimos en la terraza del restaurante del Hotel.  Un menú que parecía comida de carta.

Para cenar elegimos la terraza del Restaurante El Puente, justo debajo del Puente Romano.